Sillón Swan Style

El Sillón Swan Style con reposabrazos está tapizado en polipiel y consta de una base giratoria de aluminio acolchado con espuma vulcanizada en frío.

189,00

Agotado - Join the waitlist to be emailed when this product becomes available

 

Sillón Swan Style rojo

El Sillón Swan rojo es una réplica exacta del Sillón Swan diseñado en el año 1958 por Arne Jacobsen y forma parte de uno de los clásicos del diseño del siglo XX.

El Sillón Swan Style con reposabrazos está tapizado en polipiel roja y consta de una base giratoria de aluminio acolchado con espuma vulcanizada en frío. La trasera blanca del sillón está fabricada en fibra de carbono.

Un sillón entre las clásicos del diseño del siglo XX

En cuanto al diseño y acabados, posee un estilo moderno elegante ya que está inspirado en un cisne con las alas abiertas, el sillón carece de lineas rectas, es muy espacioso a la vez que muy cómodo, lo que lo convierte en un elemento funcional, muy decorativo tanto para interiores de casas como en decoraciones de lugares de trabajo u oficinas.

Si te gusta este sillón, también lo tenemos disponible en nuestra web con tapizados enteramente en polipiel blanco y en tela de algodón color  negro.

Medidas

  • Longitud: 74 cm. / Profundidad: 68 cm. / Altura: 77cm.

Un poco de su historia:

La icónica silla Swan de Arne Jacobsen de 1958 es uno de los clásicos más populares de la industria del diseño mobiliario. La silla Swan, una innovación en tecnología, fue fabricada para el vestíbulo y el bar del hotel Royal Radisson SAS de Copenhague. Esta elegante pieza se adapta perfectamente a la atmósfera del famoso hotel y complace a los invitados con su comodidad y funcionalidad. La silla Swan es una de las piezas más reconocidas de Arne Jacobsen y ha aparecido en múltiples películas y series televisivas. Este modelo está expuesto en museos de diseño de todo el mundo.
Rechazado al principio por el exigente público de la época por sus “raras” líneas, el Sillón Swan ganó referencia mundial al asombrar una generación por el alto confort proporcionado. Poco a poco, la aceptación fue tan grande que ya disputaba junto al Sillón Egg, del mismo diseñador.
Para 1958, este sillón fue una innovación tecnológica: sin líneas rectas, curvas solamente y un armazón de material sintético sobre una base giratoria de aluminio en forma de estrella, acolchado con espuma vulcanizada en frío, y tapizado en tela o piel.